Mateo (Boston, Massachusetts): Consejos (tips) de mi año en América

image001Para aprovechar al máximo lo que para mi fue, y sigue siendo, ‘el año de mi vida’, os dejo algunos consejos para todos aquellos que os planteéis estudiar fuera.

No pain, no gain
En primer lugar, respecto al miedo a dejar lo presente sin saber lo que deparará el futuro, es un riesgo que hay que correr. Se trata de poner en la balanza unos días de miedo a la incertidumbre o abrir las nuevas puertas que se te ponen delante. El equivalente en inglés al dicho popular catalán “qui no risca no pisca”, es “no pain, no gain”. Ésta es la filosofía. A toro pasado la consideraréis como una de las mejores decisiones que hayáis tomado nunca.

No correr antes que andar
En segundo lugar, una vez aterrizados en el destino –en mi caso fue Northborough, un pueblo en la periferia de Boston- sencillamente recomiendo centrar vuestros esfuerzos únicamente a observar. Mi primer mes fue surrealista pues absolutamente todo era nuevo. Así que durante esas semanas de adaptación, recomiendo tomárselo con mucha calma y “no querer correr antes que saber andar”.

No tener prejuicios
Una vez ya no se nos caiga la baba cada vez que pasamos por un centro comercial de 5 pisos, al ver un autobús escolar amarillo (sí, sí… como los de las películas) o simplemente cuando seamos conscientes de que no estamos en una de las películas de American Pie, es cuando uno debe irse amoldando al entorno. Es importante eliminar todos los prejuicios que la mayoría tenemos (sobretodo cuando conocemos gente nueva). Si algo aprendí de los americanos es que su pragmatismo les hace parecer distintos a primera vista aunque son geniales personas cuando se les conoce.

¿Qué hacer con los amigos de España?
Otra de las reglas básicas que seguí a rajatabla fue intentar mantener un nuevo grupo de amigos. Algunos estudiantes viajan al extranjero pensando que será el entorno quien se amoldará a ellos. Bien, pues resulta que las reglas del juego son totalmente contrarias. Hay que ser lo bastante abierto y participativo para adaptarse a lo que venga. Respecto a las amistades de España, aunque sabemos que muchos de los amigos que dejamos  forman parte de nosotros, estarán ahí a la vuelta si de verdad son amigos. Un error típico del estudiante extranjero es mantenerse atado y enraizado totalmente en su vida de siempre. Haciendo esto, los resultados serán totalmente contraproducentes para nuestra experiencia en el extranjero. No solo nos añoraremos de España y nuestro entorno, sino que estaremos desaprovechando una oportunidad de oro.

Os dejo una foto de mi primera vez en un partido de la liga de colegios del estado de Massachusetts de American Football que se celebran cada dos semanas en el instituto. Os podéis imaginar la cara que se me quedó.

image005

You may also like...

1 Response

  1. lunes 3 junio 2013

    […] si no hacía amigos? ¿Y si no me llevaba bien con la familia? Aunque en cuanto llegué… Mateo (Boston, Massachusetts): Consejos (tips) de mi año en AméricaPara aprovechar al máximo lo que para mi fue, y sigue siendo, ‘el año de mi vida’, os dejo […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com