Anna, monitora de Concordia College 2017: Summer camp en Nueva York

Anna, group leader del programa de Concordia College, nos cuenta su experiencia en un summer camp en Nueva York.


 Soy Anna y es mi  segundo año con British Summer.

En tres semanas pueden pasar muchas cosas: en tres semanas puedes descubrir una ciudad que creías demasiado lejana; en tres semanas te acercas a desconocidos que durante un tiempo corto serán tus mejores amigos.

Acabamos de llegar de Concordia College y ahora es momento de mirar atrás y revivir todo lo que hemos hecho en estas tres semanas. Todos estamos de acuerdo en que nos ha pasado rapidísimo y, a la vez, hemos hecho tanto que parece que hayamos pasado mucho más tiempo haciendo este summer camp en Nueva York.

Skyline de Manhattan

Y es que ha habido momentos para todo. Desde días de caminar y caminar por la Gran Manzana hasta tardes de relax charlando con gente de todo el mundo.

Pero empecemos por el principio. El grupo que fuimos a Concordia College era muy pequeño, con solo seis estudiantes y yo de monitora. Sin embargo, justo al llegar allí empezamos a conocer a gente de muchos países diferentes. Durante el tiempo en que estuvimos allí, pasaron grupos de Vietnam, Rusia, Colombia, Francia, Lituania… Ya os podéis imaginar que no solo practicamos inglés, también aprendimos palabras de idiomas casi desconocidos.

Empire State Building 2

Lo mejor de todo sin lugar a dudas es la localización de nuestro programa. ¡Quién no ha querido nunca ir a Nueva York! Todos los escenarios que hemos visto en múltiples películas y documentales los teníamos delante: Times Square, Central Park, la Quinta Avenida, La Estatua de la Libertad… Lo aprovechamos al máximo −¡íbamos de excursión cada dos días!− y al final nos sentíamos ya como en casa en medio de todos los taxis amarillos y los vendedores de perritos calientes.

(Ver más detalles de actividades y anécdotas en el blog de verano LANDED)

 

En el metro

El programa también incluía clases con profesores nativos. Estas clases son importantes y los chicos aprendieron en ellas y se lo pasaron muy bien, pero dentro de toda la experiencia son lo de menos. Una experiencia así ofrece la oportunidad de llevarte aprendizajes mucho más únicos. ¿Dónde sino tendrán que convivir con un compañero de habitación de una cultura totalmente distinta? ¿Cuándo podrán moverse por una ciudad tan grande como es Nueva York? ¿No es esta una ocasión perfecta para que pongan su primera lavadora?

Times Square de noche

Puede que todo esto no tenga mucha importancia, pero para alguien de 16 años es algo que recordarán durante mucho tiempo. Mirando atrás, no es de extrañar que, en solo tres semanas, volvamos con la sensación de ser un poco mayores que antes de irnos.

 

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com