Escola Virolai en Ottawa, primera semana.

Lejos de casa todo es distinto

La primera semana de nuestra estancia en Canadá ha pasado volando. Ha sido una semana intensa y, no os voy a engañar, un poco extraña. No importa lo muy hospitalaria que sea la gente en Canadá, especialmente las encantadoras familias de acogida. No importan las facilidades que nos pongan las escuelas y los miembros de la OIPE (Ottawa International Projects and Exchanges), cuya presencia y orientación constante son de gran ayuda. El hecho es que estamos lejos de casa, solos en un país muy completamente distinto a lo que estamos acostumbrados. La adaptación, para todos, tiene altibajos y hay que comprenderlos.

Casi parece el fin del mundo, ¿verdad? Para nada es así. De hecho es maravilloso y estamos aprendiendo muchísimo sobre la cultura y el modo de vida canadiense y sobre nosotros mismos. Aún así, no quería que pareciera que todo es perfecto, porque hay momentos difíciles incluso para mí, el ilustre monitor. Por cierto, no me he presentado.

Me llamo Néstor, soy exalumno de la Escola Virolai y actualmente estoy trabajando en mi Trabajo de Fin de Máster tras el cuál espero convertirme (tras 6 años de estudios) en ingeniero aeronáutico. Compagino mi formación con el baloncesto, la música y alguna clase particular aquí y allá. Esta es la primera experiencia internacional a largo plazo de la escuela y también la mía.

Primera semana en Ottawa

Escala en el aeropuerto de Montreal 

Se podría decir que los chicos y yo nos conocimos en el aeropuerto, pero 8 horas de vuelo dan para mucho así que ya los considero un poco hijos míos. No hubo incidentes durante el trayecto, un par de equipajes perdidos a la llegada pero salud para todos, que es lo importante. No sufráis que las maletas ya han llegado sanas y salvas a las respectivas casas.

El lunes nos vimos todos de nuevo en la jornada de introducción. Constantine, el director del programa de acogida de estudiantes internacionales, y Kaitlyn, la responsable de comunicación del programa de familias de acogida, nos orientaron sobre los principales aspectos a tener en cuenta durante nuestra estancia en Canadá. Tras invitarnos a comer nos llevaron a dar una vuelta por el majestuoso centro de la ciudad.

El grupo delante del parlamento de Ottawa

Después de eso, cada uno ha seguido su camino. He podido visitar a todos ellos durante estos días: a Paula, Júlia i Víctor en el Longfields-Davidson Heights Secondary School; a Guillem, Judit y Max en el A.Y. Jackson Secondary School, y a Oskar, Eric, Pol y Alba en el Sir Robert Borden High School. Son tres escuelas impresionantes y a ellos les encontré, para mi sorpresa, súper cómodos, parecían los amos del lugar.

Dicho esto, me despido. Publicaré regularmente noticias sobre los estudiantes y muchas fotos e historias interesantes. Hasta pronto!

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com